Este postre, junto con la crema volteada, es lo primero que se me viene a la cabeza cuando me hablan de cocina peruana. Tuve la suerte de probar algunos en Lima y eran un golpe de dulzura en la boca. Me di cuenta que varias veces me ha tocado comer algunos que no tienen la textura sedosa que deberían  si no...